Conoce la Historia del Bagel, un popular brunch americano con origen polaco

Los Bagels son mucho más que unos sencillos panecillos redondos con forma de dona. Elaborados con harina de trigo, agua, levadura y sal, estos panes se han ganado el corazón de muchos. Y es que no se nos ocurre mejor desayuno que un Bagel con sus mil opciones de relleno. Pero, además, cuentan con siglos y siglos de historia. Pues, aunque sean de lo más populares en Estados Unidos, ¿Sabías que su origen es Polaco? Acompáñanos a conocer el origen y la historia del Bagel.

Conoce la Historia del Bagel, un popular brunch americano con origen polaco

Pero antes, aunque son mundialmente conocidos, vamos a ver qué son. Un Bagel, pronunciado ‘beigol‘, es un panecillo elaborado con harina, sal, levadura y agua (aunque puede llevar muchos más ingredientes), con algunas características que lo hacen único. La primera, es su agujero en el centro. Al que muchos (ya demasiado fanáticos e los Bagels) incluso le dan un significado: el hambre que luego se sacia. Y la segunda, y la que marca la diferencia de esta masa, es su proceso de cocinado. Pues, antes de hornearse, ha de cocerse ligeramente en agua.

Además, aunque en origen se comía sólo el panecillo, con el tiempo comenzamos a encontrarlo con infinidad de toppings añadidos a la masa, como todo tipo de semillas, especias, queso… O incluso sabores dulces. Y ya ni os contamos acerca de los rellenos. Aunque el más clásico es el de salmón ahumado y queso crema, en la actualidad podemos encontrar bagels de todo tipo y sabores.

Así que si os han entrado unas ganas irrefrenables de probar un buen bagel, lo mejor, es que lo preparéis casero. Por aquí os dejamos la receta por si os animáis a prepararlo antes de comenzar con la historia y origen del Bagel.

Bagel casero, receta

Receta de Bagels caseros

Leo22
Aprende a hacer estos deliciosos panecillos para un brunch muy neoyorkino o una cena informal riquísima.
5 de 2 votos
Tiempo de preparación 1 h 30 min
Tiempo de cocción 30 min
Tiempo total 2 h
Plato Aperitivo, Desayuno, Plato principal
Cocina Americana
Raciones 8 unidades
Calorías 227 kcal

Ingredientes
 

  • 450 g Harina de trigo
  • 125 ml Agua tibia
  • 125 ml Leche tibia
  • 30 g Mantequilla
  • 5 g Levadura seca
  • 1 Cdta Sal
  • 1 Cdta Azúcar
  • 1 Huevo
  • Semillas de Sésamo (opcional)
  • Aceite de Oliva (para engrasar el cuenco)

Elaboración paso a paso
 

  • Comenzamos nuestros bagel tamizando la harina en un bol. Añadimos la sal y el azúcar y mezclamos.
    450 g Harina de trigo, 1 Cdta Sal, 1 Cdta Azúcar
  • En otro bol, ponemos el agua y la leche. Deben estar templadas, así que las ponemos unos minutos al microondas. Cuando esté templado, añade la levadura y disuélvela bien.
    125 ml Agua tibia, 125 ml Leche tibia, 5 g Levadura seca
  • En el bol de la harina, hacemos un hueco en la harina del centro y añadimos el agua con la leche y la levadura. Añade también la mantequilla, previamente derretida en el microondas.
    30 g Mantequilla
  • Con una cuchara, vamos moviendo nuestra masa hasta que sea una masa homogénea. La dejamos reposar durante 5 minutos y continuando removiendo hasta que se despegue de forma sencilla del bol.
  • Cuando se despegue solo de las paredes del bol, vamos a ponerlo sobre una superficie lisa, enharinada y vamos a amasarla con las manos, estirándola y doblándola sobre sí misma. Amasaremos asa que tenga una textura elástica y suave, unos 10 minutos.
  • Cuando esté lista, ponte unas gotitas de aceite en los dedos y pinta ligeramente las paredes del bol. Tápalo con film y déjalo reposar durante 45 minutos. Recuerda que las masas deben reposar en lugares cálidos y sin corrientes.
    Aceite de Oliva
  • Pasado ese tiempo, ponemos de nuevo en una superficie enharinada y presiónala para sacar todo el aire que tenga. Corta con un cuchillo para sacar de 6 a 8 porciones, dependiendo del tamaño del que quieras tus bagels.
  • Haz una bolita con cada porción, aplástala ligeramente y haz el agujero característico del medio con los dedos. Una vez tengan ya la forma déjalos reposar 20 minutos.
  • En una olla grande, pon agua en abundancia y una cucharada de azúcar. Mientras, pon el horno a precalentar durante 10 minutos, a 200ºC.
    1 Cdta Azúcar
  • Cuando el agua comience a hervir y los bagel hayan reposado, introdúcelos de uno en uno en el agua hirviendo durante 10 segundos. Sácalos con la ayuda de una espumadera escurriendo bien el agua. Colócalos en la bandeja del horno sobre un papel vegetal para que no se peguen.
  • Con el huevo batido, píntalos por encima y espolvoréalos con el sésamo o con las semillas que prefieras.
    1 Huevo, Semillas de Sésamo (opcional)
  • Introduce la bandeja en el horno a altura media. Déjalos hornear durante 20-15 minutos hasta que la superficie esté dorada.
  • Cuando estén listos, sácalos del horno y pásalos a una rejilla para que reposen, hasta que se enfríen.
    Una vez listos, ya puedes degustarlos o bien abrirlos y poner el relleno que más te guste.
    Bagel casero, receta

Información Nutricional

Calorías: 227kcal (11%)Carbohidratos: 44g (15%)Proteina: 7g (14%)Grasa: 2g (3%)Grasa saturada: 1g (6%)Grasa Transgénica: 1gColesterol: 23mg (8%)Sodio: 69mg (3%)Potasio: 103mg (3%)Fibra: 2g (8%)Azúcar: 1g (1%)Vitamina A: 62IU (1%)Vitamina C: 1mg (1%)Calcio: 36mg (4%)Hierro: 3mg (17%)
Keyword Bagel, Bagels caseros, Cómo hacer bagels, Día del bagel, masas, masas y panes, pan, Receta de bagel, Receta fácil de bagel
¿Has probado esta receta?Menciona @TopGastronomico o en el tag #TopGastronomico!
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Historia del Bagel

Como ocurre con todos los alimentos, al menos con los más populares, son muchas las historias y leyendas que tratan de llegar al origen del Bagel. O bien que tratan de adueñarse su invención. Por lo que intentaremos llegar a las más antiguas.

Una de las más populares

Una de las leyendas más conocidas y aceptadas (aunque ha sido rebatida) sobre el origen del Bagel cuenta que este panecillo debe su forma, similar a la de un estribo, al agradecimiento de un panadero. Se cree que fueron elaborados por un panadero austriaco que quería mostrar su agradecimiento al rey de Polonia Juan III Sobieski. Para conmemorar la victoria su victoria sobre los otomanos en la batalla de Viena, en 1683.

¿Y por qué decidió darle forma de estribo a sus panes? Pues porque montar a caballo era una de las grandes aficiones del rey.

Un alimento ya arraigado en la sociedad

Sin embargo, a pesar de esta historia tan común, el origen del bagel es aún anterior a esta batalla. Pues encontramos referencias escritas del Bagel en el Reglamento de la ciudad de Cracovia, de 1610. Ahí se indica que el bagel debe darse como regalo a una mujer cuando se ponía de parto.

Y es que era costumbre regalarle un Bagel a las mujeres que se iban a dar a luz con el fin de morder el panecillo para intentar evadir los dolores del parto. No sabemos si funcionaría o no, lo que está claro es que si existía esta costumbre, el origen del bagel debía ser aún anterior al escrito de este reglamento.

Lo que sí sabemos con certeza es que por aquel entonces eran bagels sencillos. Una simple masa de harina que se cocía en agua antes de hornearse. Pues no fue hasta la década de 1960 cuando comenzamos a encontrar bagels con semilla de amapola, con cebolla, sésamo o ajo en su masa.
Entonces, se abrió un gran abanico de posibilidades en torno al bagel. Pero, continuemos intentando descubrir el origen y la historia del Bagel.

El ingenio contra las prohibiciones en la historia del bagel

Encontramos una segunda historia sobre el origen de los Bagels, que cuenta que, en el siglo XVII, el rey de Polonia prohibió a los judíos hornear pan.
Ante la prohibición, y para continuar comiendo este alimento tan básico en la gastronomía, decidieron cocerlo en lugar de hornearlo. Creando así, sin querer, los primeros bagels.

Pronto se extendieron por todas las comunidades judías de Europa del Este, llegando a Nueva York con los inmigrantes judíos.

Aún unos siglos antes

Sin embargo, si continuamos retrocediendo en el tiempo, encontramos los Ovsyanick. Un descubrimiento de Maria Balinska, autora de ‘The Bagel, The Surprising history of a modest bread‘; quien asegura que su origen no es judío, si no polaco.
Los Ovsyanick, eran una especie de pan polaco que data del año 1395, según unos antiguos manuscritos, más duro y delgado que el bagel que conocemos hoy en día. Por lo tanto, parece que el origen de este alimento aún no está del todo claro.


Como veis, como ocurre con los alimentos más populares, su origen se difumina entre historias y leyendas de todo tipo. Y es que es mucho lo que aún nos quedará por descubrir. Lo que sí sabemos con certeza es que los bagels son un desayuno estupendo, un mejor brunch, y una opción perfecta para una cena informal. Porque son tan versátiles, y están tan buenos, que no hay quien se les resista.

Si os ha gustado la historia de los bagels, o si no conocíais su origen, recuerda dejarnos tus comentarios, ideas, opiniones… ¡Nos encanta leeros!
Y recordad también seguirnos en las redes sociales para estar al día de todas nuestras publicaciones. Nos puedes encontrar en Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest.

¡Hasta la Próxima!

Suscribirse
Notificar vía
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Comparte tu opinión con la comunidad!x
()
x