Todo sobre Cómo Cultivar Ajo, conoce la planta del ajo y cómo plantarlo en casa

El ajo es imprescindible en nuestras cocinas gracias al sabor único que aporta a nuestros platos. Y, además, es un potente remedio natural contra multitud de enfermedades y afecciones. Un alimento con siglos de historia y muy apreciado en todo el mundo. Pero, ¿sabes de dónde viene? ¿Conoces la planta y su cultivo? Hoy, vamos a conocer más a fondo el origen de este alimento, la planta Allium Sativum y cómo cultivar ajo en casa, tanto en maceta como en huerto.

Todo sobre Cómo Cultivar Ajo, conoce la planta del ajo y cómo plantar ajo en casa

La planta del ajo, Allium Sativum

El ajo es un alimento que se conoce desde hace más de 6.000 años. Proviene de Asia Central, desde donde se extendió por la India llegando a Grecia y Egipto. Durante todos estos años ha sido muy utilizado como remedio natural para multitud de dolencias y enfermedades, gracias a todas las propiedades que tiene el ajo.

La planta de la que proviene, la Allium Sativum, pertenece a la misma familia que las cebollas o el puerro. Es una planta bulbosa, de hecho, lo que nosotros consumimos es el bulbo (la cabeza de ajo), la cual crece bajo tierra.
Cada cabeza puede llegar a tener entre 6 y 12 dientes de ajo. Y su cultivo es relativamente sencillo.

Se trata de una planta perenne, con hojas planas y delgadas que puede llegar a medir hasta 30 cm de altura. Una de sus grandes características es la flor. Incluso encontramos algunas variedades de esta planta que no se utilizan por su fruto, si no que son meramente ornamentales. Siendo plantadas por la belleza de su flor.

Aunque si lo que queremos es cultivar ajos, no llegaremos a ver esta belleza. Pues hemos de quitar la flor para evitar que la planta derive nutrientes a ésta. Y, de esta forma, favorecer que la cabeza de ajo sea lo más grande posible.

Cómo y Cuándo plantar para cultivar ajo en casa

Todo sobre Cómo Cultivar Ajo, conoce la planta del ajo y cómo plantar ajo en casa

Podemos plantar ajos en maceta o bien en nuestro huerto. Para ello únicamente necesitaremos semillas o bien, dientes de ajo.

Aunque para plantar ajos no necesitamos semillas, siempre podemos conseguirlas en el mercado. O bien, si buscamos alguna especie diferente al ajo común, podemos comprar sus semillas online en multitud de tiendas. Para plantar las semillas bastará con colocarlas en tierra, dejando una distancia entre 10 y 15 cm unas de otras, y cubrirlas con un dedo de tierra.

Pero si no contamos con semillas, lo más fácil para plantar ajos es germinar algunos dientes. Podemos plantarlos directamente sobre la tierra. Bastará con enterrarlos entre dos y tres centímetros, dejando la punta más fina hacia arriba y sin cubrir con tierra. De la misma forma, respetaremos también la distancia entre cada diente de ajo. Dejando unos 10 ó 15 centímetros entre uno y otro.

Si optamos por germinar nuestros dientes de ajo antes de plantarlos, simplemente los colocaremos un recipiente con agua, sin que los cubra por completo. Es decir, el ajo deberá estar sumergido de la mitad hacia abajo. Y siempre con la parte más fina hacia arriba.
Verás como en pocos días comienza a germinar y echar raíces por la parte de abajo. Momento en el cual estarán listos para plantarse en tierra.

Cómo cultivar ajo en casa

Como hemos visto, tenemos dos opciones. Partir de semillas o del propio diente de ajo.
Con esta última, también tenemos dos opciones. Plantar los dientes de ajo directamente en la tierra, o germinarlos en agua.

Independientemente de las opciones que hayamos elegido, una vez los pasemos a tierra, tanto en huerto como en maceta, deberemos tener en cuenta algunos aspectos para que nuestra producción de ajos sea exitosa.

Si los plantamos en tierra, o disponemos de un huerto urbano espacioso, hemos de dejar una distancia entre cada diente de ajo de unos 10 a 15 centímetros. Y, si plantamos cada fila, la distancia entre las filas será de 30 centímetros.

Para plantar los ajos en maceta, necesitaremos una maceta de 3 litros al menos para un sólo diente de ajo. Y deberá tener una profundidad, al menos, de 25 centímetros.

Búscales un lugar bien luminoso, y deja que la naturaleza siga su curso.

¿Cuándo plantar ajo? Temporada óptima

Los ajos cuentan con dos épocas óptimas para su cultivo. Podemos cultivar el ajo entre octubre y noviembre, o bien de enero a marzo.

Antiguamente, se tenía muy en cuenta la fase lunar para las siembras. Y, la cultura popular recomienda plantar los ajos en luna menguante si quieres conseguir unos ajos de mayor calidad.
Es algo que se viene haciendo desde hace siglos, y, aunque no lo creas, no pierdes nada por tenerlo en cuenta.

La planta del ajo es una planta rústica y muy fuerte. La cual se adapta perfectamente a casi cualquier clima. Es una planta de secano, pero hemos de tener en cuenta el tiempo que tiene la planta para cubrir sus necesidades de agua de forma correcta.

Así, al comienzo, hemos de regarla con más frecuencia. Cada dos días será suficiente. Siempre con cuidado de no pasarnos, pues recuerda que es una planta de secano.
Pero cuando la planta ya tenga un mes, ampliaremos estos plazos y regaremos cada 4 ó 5 días.
Pasados los 3 meses, comenzaremos a regar únicamente cada 7 días. Pues de lo contrario, corremos el riesgo de encharcarla y que se nos pudra la cabeza de ajo. Con lo que lo echaríamos a perder.

¿Cuánto tardan los ajos en estar listos?

Entre unos 5 y 7 meses, dependiendo de las condiciones que le hayamos dado, el ajo estará listo para su recogida. Pero, durante todo este tiempo, tendremos que estar pendientes de otros factores, además del riego.

Corte de la flor

En cuanto nuestra planta comience a echar flor, hemos de retirar este tallo. De lo contrario, la planta derivará gran parte de sus nutrientes a la flor, y la cabeza de ajo será más reducida y de peor calidad.
Lo haremos en cuanto el tallo de la flor llegue a unos 15 centímetros de alto.
Para retirarla, bastará con sujetar el tallo del ajo, para evitar arrancarlo del suelo, y con la otra, retirar el tallo floral.

Pisado o anudado de las hojas

Cuando las hojas del ajo hayan alcanzado una buena altura es hora de ayudar a la planta a que comience a secarse, para así, favorecer el completo desarrollo del bulbo.

Para finalizar correctamente nuestra tarea de cultivar ajo necesitamos que las hojas se sequen y no sigan creciendo para que la planta derive todos sus nutrientes hacia la cabeza de ajo.
Bastará con hacer un nudo con todos los tallos juntos o bien doblarlos o aplastarlos, pero siempre sin llegar a romperlos.

Es muy importante que realices esto siempre que los tallos estén completamente secos. Es decir, nunca haremos el nudo cuando los tallos estén húmedos, bien por riego o bien por lluvia.

Recolección

A las dos o tres semanas de haber realizado el nudo, cuando el tallo comience a secarse, los ajos estarán listos para su recolección.
Ayúdate de una pequeña pala o pico para hacer palanca y no arrancar los tallos tirando.
Retira las raíces y deja la cabeza de ajo secar al sol durante un par de días.

Cómo hacer Ajo Asado al Horno y cómo conservarlo

Suelo idóneo para plantar ajos

El ajo necesita suelos ricos en materia orgánica y que sean fértiles. Por ello, es muy buena opción añadir a la tierra donde vayamos a sembrar ajos compost, humus o estiércol para fertilizarla correctamente.


Como ves, podemos plantar ajo de forma sencilla siguiendo unos pequeños consejos. Siempre que tengamos un pequeño espacio al aire libre, ya sea un terreno o una terraza, podemos cultivar nuestro propio ajo. Algo muy gratificante, sobre todo si nuestra siembra llega a buen puerto y podemos disfrutar de sus frutos. Así que si nunca has probado a cultivar en tu casa, y dispones de terraza, te animo a probarlo. Pues verás que, dándole el espacio necesario y un suelo fértil, en pocos meses estarás recogiendo tus propios ajos.

Si os ha gustado, recordad dejarnos vuestros comentarios, ideas, consejos… ¡Nos encanta leeros! Y no olvidéis seguirnos en las redes sociales para estar al día de todas nuestras publicaciones. Puedes encontrarnos en Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest.

¡Hasta la Próxima!

Publicaciones Similares

Suscribirse
Notificar vía
guest

1 Comentario
Viejos
Nuevos Más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Mer
Mer
1 año hace

Yo tengo un pequeño terreno y los ajos no me faltan. Además es un gusto utilizar tu propia comida en tus platos. Esta muy interesante el artículo, y muy buenos consejos tanto lo de la flor cómo lo de pisarlos, algo imprescindible si queremos recoger ajos.