Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

El ajo es un ingrediente fundamental e imprescindible en la cocina. Pero no sólo en la Dieta Mediterránea, si no que es un alimento muy popular a nivel mundial. Cuenta con siglos de antigüedad, pues ya era utilizado por los Romanos y Griegos debido a sus propiedades medicinales. Incluso se tiene constancia de su uso en la gastronomía desde el siglo VI a.C. Hoy en día, el ajo continúa manteniendo esa fama de súper alimento, gracias a la cantidad de beneficios y propiedades que nos aporta.  No tenemos más que echar mano de la sabiduría popular para ver que el ajo es fundamental tanto en nuestra dieta como en nuestra salud. Por ello, hoy queremos conocer esta hermosa y beneficiosa planta más a fondo. Quédate con nosotros para ver qué es el ajo, qué usos tiene en la cocina, su origen y muchas curiosidades más.

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Qué es el ajo

El ajo es un alimento muy tradicional. Utilizado en todas las cocinas del mundo por su aroma y sabor, que ayuda a potenciar el sabor de todos los alimentos.

Su nombre científico es Allium Sativum, y es una planta bulbosa, de la familia de las Amarilidáceas, al igual que la cebolla, el puerro o el cebollino. Es muy conocido a nivel mundial, y cuenta con una enorme importancia en todas las gastronomías del mundo; en gran parte, gracias a su facilidad de cultivo y a la cantidad de propiedades y beneficios que se le atribuyen.

Los principales productores de Ajo son, en la actualidad, son China, India, Corea y Egipto.

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Origen e Historia, de dónde proviene

Los ajos tienen su origen en Asia Central, donde se lleva cultivando más de 6.000 años una especie de ajo de la cual derivó el Allium Sativium, o ajo común.
En Asia ya era conocido por sus enormes capacidades medicinales. Pues aparece en textos médicos muy antiguos.

Desde Asia, el ajo llega a la India. Y gracias a las rutas marítimas del Mediterráneo también se expandió por Egipto, Grecia y Roma al rededor del siglo VI a.C.

En Egipto hacían comer ajos a los esclavos que construían las pirámides, pues consideraban que les otorgaba muchísima fuerza. De la misma forma, los soldados romanos y griegos también comían ajo antes y durante sus batallas.

El Imperio Romano fue el encargado de llevar los ajos a Europa. Bajo el Imperio Romano, el ajo entra en el actual territorio de Europa. Donde se convirtió en un ingrediente fundamental de la dieta mediterránea. Algo que ha perdurado hasta nuestros días.

Sin embargo, no siempre ha tenido la buena fama con la que cuenta hoy en día. Pues durante la Edad Media fue un alimento exclusivo de las clases más bajas. Para la nobleza no estaba bien visto comer ajos, pues era un alimento utilizado para tratar enfermedades como la peste, además, lo asociaban a la brujería.

Y, finalmente, los conquistadores españoles llevaron los ajos a América, donde también se convirtió en un ingrediente muy apreciado.

Beneficios y propiedades

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Si por algo destaca el ajo, además del sabor que aporta a cualquier plato, es por sus beneficios para la salud. Desde tiempos inmemoriales este alimento ha formado parte de la medicina natural. Pues ha sido utilizado en innumerables remedios y soluciones médicas.

Aquí vimos en detalle todas las propiedades y beneficios que nos aportan los ajos. Entre las que destacan su capacidad antibiótica, antibacteriana, antiviral y antifúngica.  Pero también es un alimento que favorece la circulación sanguínea, disminuye el colesterol y es un gran antioxidante natural.

El ajo también es un potente desintoxicante, ayudando a nuestro organismo a eliminar toxinas y metales pesados que encontramos en otros alimentos y nuestro cuerpo no puede procesar.

Como seguro todos sabréis, cualquier alimento pierde propiedades cuando es cocinado. De hecho, al rededor del ajo tenemos hasta un dicho muy antiguo: Ajo cocido, ajo perdido. Y es que como realmente nos podemos beneficiar de las propiedades de todos los alimentos es en crudo. Y con el ajo ocurre lo mismo.

No por ello quiere decir que, si lo cocinamos, no nos aporte nada. Pero dependiendo del tipo de cocción y del tiempo, nos aportará más o menos cantidad de nutrientes, vitaminas y propiedades.

Por ello, lo mejor es consumir el ajo en crudo. Incluso muchos expertos afirman que lo ideal es incluirlo en la dieta en ayunas: tomar un diente de ajo crudo antes del desayuno.

¿Por qué consumir ajo en ayunas?        

Si bien es cierto que no existen estudios que respalden la teoría de que consumir el ajo en ayunas potencia sus beneficios, es una afirmación con muchos siglos de antigüedad. Y la sabiduría popular es muy amplio, por lo que si nuestros abuelos ya afirmaban que, para beneficiarte de todas las propiedades del ajo, era mejor consumirlo en ayunas, lo mejor es hacerles caso.

Aunque sus propiedades son las mismas que si lo consumimos a cualquier hora del día, tomarlo en ayunas favorecerá que nuestro cuerpo a sacarle el máximo partido a todos sus nutrientes y aportes.

De esta forma, tomar el ajo en ayunas nos ayudaría a reducir los niveles de azúcar en sangre. Y también aumenta los niveles de colesterol bueno, mientras que reduce el colesterol malo. Si bien es cierto que lo ideal es tomar el ajo masticándolo bien, o bien cortado en láminas o machacado para beneficiarnos de todas sus propiedades.

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Contraindicaciones. ¿Qué personas no deben consumir ajo? ¿Puede causar daños?

Siempre que no tengamos algún tipo de intolerancia o alergia a este alimento, podríamos decir a rasgos generales que el consumo de ajo no tiene ningún tipo de contraindicación ni efecto secundario que pueda afectarnos de forma negativa.

Sí que es cierto que existen algunos casos en los que deberíamos tener especial cuidado si consumimos ajo a modo de remedio natural, y tomamos todos los días más de un diente de ajo. Vamos a ver cuáles son esas casuísticas:

  • Quienes padezcan problemas estomacales o sufran de acidez o reflujo. Y es que el ajo es un alimento muy fuerte.
  • También puede ser contraproducente si tomamos ciertos medicamentos, como aquellos destinados a la circulación, a afecciones cardíacas o para la diabetes.
  • Debido a que es un potente anticoagulante, deberíamos evitar tomar demasiada cantidad de ajo si acabamos de pasar por una intervención quirúrgica. 
  • En grandes cantidades también es contraproducente para todos aquellos que padezcan hipertiroidismo o diabetes.
  • Y, finalmente, tampoco deberían abusar de este alimento mujeres embarazadas o durante la lactancia; pues no se han estudiado aún los efectos que un alto consumo de este alimento pudiera tener sobre el bebé.

Usos en la cocina y recetas con ajo

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Como decíamos, el ajo es muy utilizado para fomentar el sabor de los alimentos y aromatizar los platos. Y es que se trata de un ingrediente imprescindible en muchísimas cocinas, pues es conocido en todo el mundo. Pero también es el gran protagonista de muchísimas recetas y platos donde el ajo es el ingrediente principal.
Además, gran parte de esta fama se debe a que posee innumerables propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo.

Sin duda es uno de los básicos en cualquier cocina. Es muy versátil y se trata del condimento perfecto para muchísimas recetas.

Ajillo, una forma de cocinar propia del ajo

Y es que este alimento es tan importante en nuestras cocinas que cuenta hasta con elaboraciones con nombre propio. Seguramente todos conozcamos el ajillo, un método de cocinar los alimentos que podemos utilizar con infinidad de ingredientes.

Consiste en freír los alimentos en un poco de aceite, pero con mucho ajo. El resultado es un guiso riquísimo, sencillo y muy rápido, pero cargado de sabor. Pues no necesitamos más que el ingrediente que queramos cocinar al ajillo, aceite y ajo. Podemos utilizar esta forma de cocinar con multitud de ingredientes: mariscos, pescados, carnes… Incluso verduras o setas. Siempre será un acierto para un picoteo rápido o una cena de lo más deliciosa.

Algunas recetas con Ajo

Además de los guisos al ajillo, también es un ingrediente que podemos tomar en crudo. Simplemente restregándolo en pan con un chorrito de aceite, tendremos un desayuno espectacular, saludable y muy rico: Unas tostadas de Aceite y Ajo.

También en ensaladas queda genial. Por ejemplo, si no tienes tiempo para una cena o un entrante muy elaborado, puedes simplemente picar un tomate y acompañarlo con ajo bien picado. Tendrás una riquísima ensalada muy saludable, y, no necesitarás nada más para tener un plato de diez: Ensalada de Tomate y Ajo.

Y si quieres utilizarlo para aliñar tus ensaladas, aunque podemos incluirlo picado en cualquiera de ellas, también podemos hacer un espectacular aliño de lo más sencillo: machando en un mortero unos ajitos con un poco de comino y aceite.
Conseguiremos una vinagreta cargada de sabor y muy rica que combinará genial con cualquier ensalada. Pero si queda especialmente bien con una, es con la ensalada de rúcula y tomate.

¿Cuánto duran los ajos y cómo conservarlos correctamente?

Es cierto que los ajos son alimentos que aguantan en buen estado mucho tiempo. Si le damos las condiciones necesarias, podemos mantener nuestros ajos en buen estado hasta 8 semanas. Pero para ello, debemos mantenerlos en un lugar fresco y seco, pero a temperatura ambiente. Debemos evitar que le llegue la luz solar o que esté en un lugar húmedo. Pues esto echaría nuestros ajos a perder en menos tiempo.

También hemos de tener en cuenta que nos pueden aguantar hasta dos meses siempre que tengamos la cabeza entera. Una vez que la hemos abierto, deberíamos consumirlo entre una semana y diez días

Si el ajo lleva demasiado tiempo en nuestra despensa, observaremos como comienzan a crecerle unos tallos verdes. Esto quiere decir que ha comenzado a germinar, pero no significa que esté en mal estado.
Bastará con retirar estos tallos, pues son indigestos, y ya podremos utilizarlo en nuestras recetas.

Cómo saber si el ajo no está en buenas condiciones   

 Si se nos ha pasado el tiempo y no hemos consumido los ajos en este periodo, no te preocupes. Pues es muy fácil ver cuando un ajo no está en buen estado. Tendremos que fijarnos en lo siguiente:

  • Si vemos manchas negras, tanto en el interior como en el exterior de la piel blanca que lo cubre. En ese caso, retiraremos todos los dientes afectados y nos quedaremos con los que estén en óptimas condiciones. No es necesario deshacernos de la cabeza entera.
  • Es posible que, si no hemos conservado los ajos en óptimas condiciones y se encuentran en un lugar demasiado húmedo, cojan demasiada humedad y comiencen a pudrirse. En ese caso observaremos (además de que huele muy fuerte y con un olor nada agradable, tirando a ácido) que está más blando de lo normal, incluso puede tener líquido. En ese caso, sí que tiraremos la cabeza completa. Pues aunque haya zonas o dientes que no tengan moho a simple vista, sí puede haberse expandido a toda la cabeza. Por lo que es mejor no arriesgar.
  • Si al pelarlo, observamos que el diente está demasiado seco o con un tono amarillento.

Cómo conservar los ajos

Aunque los ajos aguantan bastante tiempo siempre que los guardemos de la forma correcta, también contamos con algunas opciones para aumentar su duración. O bien para conservarlos listos para utilizar. Algo que nos será de mucha ayuda si normalmente no contamos con mucho tiempo para cocinar. Pues de esta forma, tendremos nuestros ajos siempre listos, ahorrándonos el tiempo de tener que pelarlos, cortarlos, etc.

Congelar los ajos listos para utilizar

Una de las mejores formas para tener el ajo siempre listo es congelándolo. De hecho, ya puedes encontrar en los supermercados ajo picado congelado. Aunque con el precio que tienen los ajos, y lo que cuestan congelados, no compensa. Pues en un momento cualquier día que tengamos hueco podemos hacerlo nosotros mismos y ahorrarnos así mucho dinero. Además, que siempre es mejor tener nuestros ingredientes caseros.

Podemos congelar los ajos picados sin más, pero corremos el riesgo de que se apelmacen demasiado y luego nos resulte complicado sacar la cantidad que necesitamos. Así que podemos evitarlo congelando por raciones. Y un buen método para ello es utilizar cubiteras de hielo.

Bastará con picar los ajos suficientes para rellenar nuestras cubiteras. Las rellenamos con ajo picadito, la misma cantidad en cada hueco, y terminamos de rellenar con aceite. No las llenes más de ¾ partes de la cubitera. Cuando las tengas con el aceite, las metemos al congelador.

Cuando quieras utilizarlo, bastará con sacar los cubitos que necesitemos, dependiendo de la cantidad que queramos de ajo, y ponerlo directamente en la sartén o en nuestro guiso. Si los queremos utilizar en crudo, saca los cubitos que necesites unas horas antes y deja que se descongelen.

Otros métodos para conservar los ajos

Trucos de cocina con ajo

Como contamos con tantísimas opciones para incluir el ajo en la cocina y, seguro que os han entrado ganas de probarlas todas; vamos a ver algunos trucos y consejos para utilizarlo de forma fácil. Y que su uso nos resulte más sencillo y cómodo.

Quitar el olor a ajos

Para quitar el olor a ajo es tan sencillo como dejar correr el agua del grifo sin restregarnos las manos. Pues al restregar lo que hacemos es provocar que el olor se impregne más y sea más difícil de quitar.

Cómo evitar que el ajo repita

Este alimento es muy fuerte, por lo que en muchas ocasiones puede repetir. Para evitarlo, simplemente tendremos que retirar el germen central. Cortamos el ajo por la mitad, de forma longitudinal, y retiramos el germen; que es el tallo que tiene en el centro.

¿Y cómo pelar los ajos de forma rápida?

Para ello contamos con varias opciones, como veíamos en nuestros trucos para utilizar ajo.

Pero sin duda, nuestra favorita, es presionando ligeramente con la parte plana de un cuchillo. Pondremos el ajo en la tabla de cortar y el cuchillo por encima, por la parte plana. Y con la palma de la mano daremos unos golpes pero sin llegar a aplastar el ajo. Verás como así se pela muy fácilmente.

Ajo alimento

Otros usos diferentes del ajo fuera de la cocina

Además de ser un imprescindible en nuestras cocinas, y un potente ingrediente para multitud de remedios naturales; el ajo también puede ser un gran aliado para cosas tan variopintas como la pesca o en nuestro huerto. Pues cuenta con muchísimos usos fuera de la cocina, Vamos a verlos.

  • El ajo es un potente repelente de mosquitos. Podemos encontrar multitud de recetas para hacer repelentes de mosquitos caseros con ingredientes naturales, en los que, el principal, es el ajo. Además, la gran ventaja es que, al ser totalmente naturales, no son nada perjudiciales para el medio ambiente.
  • También es utilizado para eliminar o prevenir plagas en el jardín. Tanto de insectos como de hongos. Con una sencilla infusión de ajo, con la que rociaremos o regaremos nuestras plantas, dependiendo de la plaga, las tendremos libres y sanas de forma totalmente natural.
  • Podemos utilizarlo como pegamento. La sustancia que liberan los ajos cuando los cortamos es un potente pegamento natural. Incluso puede utilizarse para pegar cristales si la grieta no es demasiado profunda.
  • Nos puede ayudar a sacar espinas de la piel. Una fina lámina de ajo, si la fijamos en la zona donde se nos haya clavado una astilla durante algunas horas, hará que la espina salga sola.
  • Y por último, hay quienes afirman que es un gran atrayente para peces. Pues se utiliza junto al cebo, o muchas veces sólo el diente de ajo en el anzuelo. Su olor atrae a ciertas especies de peces haciendo más fácil y eficaz su pesca.

La planta del Ajo, Allium Sativum

Todo sobre Cómo Cultivar Ajo, conoce la planta del ajo y cómo plantarlo en casa

Vamos ahora a conocer la planta del ajo. Su nombre científico es Allium Sativum, y, como ya hemos comentado, es de la misma familia que las cebollas o el puerro. Se trata de una planta bulbosa (de hecho, lo que consumimos es el bulbo, el cual está formado por diferentes gajos, conocidos popularmente como dientes). Cada bulbo puede tener de 6 a 12 dientes. Y cada uno de estos dientes son capaces de crear una nueva cabeza de ajo.

Se trata de una planta perenne, con hojas planas y delgadas que puede llegar a alcanzar hasta los 30 cm. de longitud.

Una de las grandes características de esta planta, es su flor. Las flores son aún más altas que la planta, pudiendo llegar incluso a los 80 cm. de alto. La flor está formada por pequeñas y finas ramitas que termina, cada una de ellas, en una pequeñísima flor, formando así una flor de  mayor tamaño y forma redondeada. Son de color blanco, pudiendo tener tonalidades rosáceas.

Aunque no es muy común verla ya que esta flor hay que quitarla, si no, todo los nutrientes de la planta irían a la flor y el tamaño de la cabeza de ajo quedaría enormemente reducido.

La flor del ajo también es comestible, tiene un sabor más suave que los bulbos. Incluso los tallos de la flor del ajo pueden utilizarse en la cocina.

Cómo plantar ajos

Independientemente de que partamos de semillas o dientes de ajos, hemos de tener en cuenta algunos aspectos.

Si partimos de dientes de ajos, podemos plantarlos directamente en tierra o bien germinarlos antes. Para germinarlos bastará con meterlos en agua, con la parte más fina del diente de ajo hacia arriba. Dejaremos unos días hasta que comience a echar raíces, momento en el cual estará listo para su siembra en tierra.

Tanto si hemos germinado los ajos, como si queremos plantarlos directamente en tierra, lo haremos en un lugar luminoso. Dejando una distancia entre cada uno de unos 15 centímetros; y, si plantamos varias filas, dejaremos 30 centímetros entre cada fila.

Los enterraremos unos dos o tres centímetros, con la parte fina (o el tallo verde si los hemos germinado en agua) hacia arriba.

Si partimos de semillas, respetaremos la misma distancia, 15 centímetros entre cada una, y los cubriremos con un fina capa de tierra sin presionar.

Plantar ajos en maceta

Para plantar nuestros ajos en maceta necesitaremos, por cada diente, una maceta de, al menos, 3 litros de capacidad, y una profundidad de 25 centímetros.

Épocas óptimas para su siembra

Podemos plantar ajos dos veces al año. Las épocas óptimas para plantar ajos son entre octubre y noviembre, o bien de enero a marzo.

Pues son plantas que aguantan muy bien el frío, pero llevan peor el calor del verano, época que hemos de evitar a toda costa para plantarlos.

Y la duración de su cultivo va de los 5 a los 7 meses, dependiendo de las condiciones que le hayamos dado.

Suelo idóneo y otros aspectos a tener en cuenta

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Para plantar ajos y tener nuestro propio cultivo de este delicioso alimento, hemos de otorgar a la planta un suelo fértil y rico en materia orgánica. Por ello, hemos de añadir compost, humus o estiércol para favorecer su cultivo.

Pero, además del suelo, tenemos que retirar el tallo de la flor cuando comience a salir. En cuanto éste llegue a los 15 centímetros de altura, lo arrancaremos con cuidado de no sacar la plana de la tierra.

Si no eliminamos la flor, la planta derivará todos los nutrientes a ésta descuidando la cabeza de ajo. Lo que significa unos ajos de menor tamaño y peor calidad.

Otro detalle a tener en cuenta, para favorecer que la plana se seque y la cabeza de ajo termine por completo de formarse, es que hemos de atar los tallos unas dos o tres semanas antes de su recogida.

Siempre que no estén húmedas bien por riego o bien por lluvia, haremos un nudo con todas las hojas de la planta, o las pisaremos para aplastarlas con cuidado de no romperlas. De esta forma favorecemos el secado de las hojas y que, en estas últimas semanas, derive todos sus nutrientes al bulbo.

Tipos y variedades de Ajo

Tipos y Variedades de Ajos, ¿Cuántos conoces?

Existen multitud de tipos de ajos diferentes. Pues es un cultivo de fama mundial, pero además, de cada uno de los tipos existen distintas variedades. Vamos a conocer algunas de las más comunes:

  • Ajo blanco, la variedad más común y más conocida. Es el tradicional, el que todos tenemos en la despensa. Podemos utilizarlo tanto en crudo, como en guisos, sofritos… Es uno de los que mejor se conservan.
  • Ajo negro, aunque no es una variedad como tal. Pues se trata del ajo blanco sometido a un proceso de fermentación por calor. Este proceso cambia completamente su sabor y aroma, además de potenciar sus propiedades.
  • Ajo Morado, una de las variedades más suaves. Se caracteriza por su tono rojizo, además es de menor tamaño que el ajo blanco. Pero de gran calidad.
  • Ajo Rosado, uno de los tipos con un sabor más potente. También conocido como ajo de bruja o ajo de culebra.
  • Ajo Violeta, con un fuerte y peculiar sabor. Es perfecto para utilizar en platos de pescado y marisco.
  • Ajo Rojo o Colorado, cuya peculiaridad es su toque picante, distinto al picor del ajo blanco.
  • Ajo castaño, se caracteriza por el tono de la piel que protege los dientes, color castaño, lo que le da nombre. También es muy común en nuestra gastronomía.
  • Y, por último, los ajetes, o ajos tiernos. Aunque tampoco son una variedad como tal. Pues no son más que los ajos recolectados antes de tiempo, es decir, sin madurar. Son todo un manjar, y destaca su suave y agradable sabor.

¿Sabías que también existen especies de ajos ornamentales?

Una de las cosas que caracteriza a las plantas de Ajo es su gran flor de color blanco.

La Tulbaguia Violeta, conocida popularmente como flor del ajo, es una planta que florece en verano. Todas las partes de esta planta son utilizadas en la cocina.

Las flores, crudas o cocidas, pueden añadirse a multitud de platos tanto para decorar como para dar ese característico aroma a ajo.

Algunos datos curiosos y leyendas

Al rededor del ajo encontramos multitud de curiosidades y leyendas. Y es que ha sido un alimento muy relacionado siempre con el misticismo. Pero no todo son leyendas y supersticiones. Vamos a ver algunas curiosidades acerca del ajo:

Curiosidades

  • Existen cerca de 300 especies diferentes de la planta del ajo. Y, para favorecer el crecimiento de su bulbo hay que «pisar» o atar sus hojas unas semanas antes de su recolección.
  • Se dice que, si los plantamos junto a rosales, éstos crecerán libres de plagas.
  • Los Egipcios consideraban la planta del ajo una planta sagrada. Y se hacía comer un diente de ajo todos los días a los esclavos, para que así aumentaran su rendimiento.
  • En la antigua Grecia estaba prohibido entrar al tempo de la diosa Cibeles si habías comido ajo.
  • La primera cita del ajo data del año 4.000 a.C. y corresponde a un herborista Chino.
  • En el Codex Ebers, un papiro médico egipcio que data del 1.550 a.C., se detallan 800 recetas medicinales, de las cuales 22 contienen ajo.
  • Galeno, un importante médico del Imperio Romano, en la época de Marco Aurelio, consideraba el ajo un potente remedio contra los envenenamientos.
  • En la actualidad, en el pueblo de Santa Marina del Rey, en León, se celebra todos los años en el mes de julio la fiesta del Ajo.

Mitos y Leyendas sobre los Ajos

  • Durante años se ha mantenido la creencia de que los ajos ahuyentaban a los malos espíritus.
  • También ahuyenta a los vampiros. 
  • Durante la Edad Media se creía que era un ingrediente clave las brujas
  • A la hora de hacer una ristra de ajos, siempre ha de tener un número de impar de cabezas, y superior a 11 para que nos traiga buena suerte.
  • Los ajos evitan que nos echen mal de ojo.

Días, celebraciones y efemérides

Día del Ajo, 19 de Abril

El ajo es un alimento tan importante que incluso cuenta con su propio día en el calendario. Cada 19 de Abril se celebra el Día del Ajo. Una fecha perfecta para rendir un pequeño homenaje a este imprescindible alimento. A la vez que se fomenta tanto su consumo como su cultivo.

Una buena forma de celebrar este día es incluyéndolo como ingrediente principal en tus recetas. Puedes probar multitud de recetas con ajo, desde el desayuno hasta la cena.  

Fiestas y Celebraciones

Ajo, un condimento indispensable en todas las cocinas del mundo

Además del Día del Ajo, encontramos multitud de celebraciones y fiestas que giran en torno a este ingrediente.

Una de las más importantes es la Fiesta del Ajo Asado, de Arnedo, La Rioja. Que se celebra desde hace años. Se asan en torno a 8000 ajos y 2000 huevos para preparar estupendas raciones con las que podrás comer por un módico precio. También se puede disfrutar, o mejor dicho, degustar, la Ruta del Pincho de Ajo, en la que hosteleros de la zona preparan su mejor pincho con este ingrediente.

También en Passanant i Belltall, Tarragona, existe una fiesta del ajo, que tiene lugar en agosto. Una iniciativa vecinal para fomentar su consumo y su cultivo, pues este ingrediente forma parte de la economía del pueblo desde hace más de 300 años.

En Burgos también se celebra encontramos la Feria del Ajo, a mediados de Julio. En concreto, en el pueblo de Castrojeriz. Aquí, según cuentan, se celebraba esta fiesta durante la Edad Media, todos los martes. Costumbre que, con el paso del tiempo, se fue olvidando. Y no fue hasta 1979 cuando quisieron recuperar esta celebración, esta vez, de forma anual.

Pero también fuera de España existen celebraciones similares.

En Gilroy, California, conocida como la capital mundial del ajo, también encontramos una importante celebración en torno a este alimento. Aquí se celebra un festival en el que encontramos actividades de todo tipo, desde juegos, artesanía, música, concursos… Todos con el ajo como protagonista. ¡Incluso puedes encontrar helado de ajo!

Remedios naturales con Ajos

Existen muchísimos usos del ajo en la medicina natural. Tanto para tratar enfermedades respiratorias como para la piel u otras afecciones de las uñas, pies, oídos… Y es que durante siglos ha sido utilizado por sus propiedades curativas, las cuales, aún a día de hoy, se siguen investigando.

Aquí os dejábamos un completo listado con multitud de remedios naturales en los que el ajo es el ingrediente principal.


Aquí terminamos esta recopilación de datos sobre el ajo. Un ingrediente que lleva siglos acompañándonos y mejorando nuestra salud. Si os ha resultado útil, recordad dejarnos vuestros comentarios, ideas, consejos… ¡Nos encanta leeros!

Y no olvidéis seguirnos en las redes sociales para estar al día de todas nuestras publicaciones. Nos puedes encontrar en Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest.

¡Hasta la Próxima!

Suscribirse
Notificar vía
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Comparte tu opinión con la comunidad!x
()
x